viernes, 8 de diciembre de 2017

Ocasión perdida

No se si la inexperiencia, la falta de madurez, o el engaño premeditado, han hecho que Pablo Iglesias y sus correligionarios hayan desperdiciado una ocasión única para darle un giro de ciento ochenta grados a la política de este país. Cuando aparecieron aquellos chicos jóvenes en la Puerta del Sol protestando por la corrupción y por la mala política que nos asolaba, fuimos muchos los que vimos una brisa de aire fresco que llegaba al sofocante estado que nos envolvía, pero pronto nos dimos cuenta que algo había que contaminaba ese puro ambiente.
  La izquierda honrada, batalladora, la que defiende las desigualdades y reclama  el estado de bienestar, no hay que teñirla de rojo ni ponerle en sus manos la hoz y el martillo. Esa ideología está superada y abandonada por inhumana y por un historial trágico y genocida.
  Fue una gran equivocación que este grupo de chicos  volviera a desenterrar las momias lenilistas. Los pueblos, hoy día, han abandonado esos caminos y esas formas que desembocan en la pobreza y coartan la libertad.
   Otro de los errores que estos chicos cometieron, y siguen cometiendo, es la falta de flexibilidad y cooperación con otras fuerzas políticas, cuando se trata de buscar soluciones a los problemas del pueblo. Se han embarcado en un no a todo, y así se están cerrando ellos mismos las puertas esperanzadoras que se les abrieron. Han gastado sus energías  en luchas partidistas que a nada conducen, en lugar de haberlas empleado en combatir la pobreza, el paro, las desigualdades sociales, las injusticias, la corrupción, se han replegado y han terminado por formar parte de esa casta que tanto antes criticaban, con sus buenos sueldos y su cúmulo de privilegios. Ha sido una lástima, una ocasión perdida.

martes, 5 de diciembre de 2017

Comentario

Ante la anulación por el Tribunal Supremo de la orden de detención de Puigdemont, se están escribiendo opiniones de todas clases. Yo no me resisto también a dar la mía. Que conste que es eso, una opinión, no tengo información fidedigna del hecho, solamente lo que han publicado los medios de comunicación, por lo que no afirmo nada como falso o cierto, es simplemente mi parecer personal.
  España no ha sido nunca, diría que desde siglos, santo de la devoción de Bélgica, parece que las andanzas del Duque de Alba los dejó marcados para una eternidad en contra de todo lo que oliera a español. Todavía recuerdo los ríos de tinta que corrieron cuando se anunció la boda del rey Balduino con Fabiola de Mora y Aragón, criticando que fuera una española nada menos que su reina.
   El Tribunal Supremo ha tenido que ver muy clara la falta de colaboración de la judicatura belga, para tener que retirar una orden que acababa de emitir, y antes de que se pronuncie dándole alas a los separatistas, prefiere, creo que con buen criterio, quitarles la ocasión de hacerlo, retirando la orden.
    Todavía me ronda por la cabeza el porqué dejaron escapar a Puigdemont y no lo trataron igual que a Junqueras. Sin duda tenía muy bien planeado en dónde refugiarse para poder escapar de la justicia.
    Pero Bélgica que no olvide que dentro de sus fronteras, en cualquier momento, le puede estallar el mismo problema.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Qué gobernantes

Nos quejamos cada vez más de los políticos por su mal hacer, y con razón, pero olvidamos que esos políticos salen del pueblo, y son votados por él. A la política no acuden los mejores, los más sabios, los mejor formados, los más honrados, los eficientes, para éstos tiene poco atractivo la política, y sí las empresas privadas, en donde ganan muchísimo más. A la política van los segundones, los que no brillan en campo alguno del saber ni de las finanzas, con alguna rara excepción. Los políticos que nos gobiernan, por su falta de preparación, necesitan una infinidad de asesores para poder hacer las cosas medianamente bien. Hoy el presidente de un gobierno no tiene libertad de rodearse de un equipo sobresaliente de profesionales, primero, porque le harían sombra, y segundo, porque no se lo permite el partido y sus afiliados, ya que son ellos los que quieren ocupar esos puestos.El pueblo está convencido que es muy poca democracia la que consiste solamente en depositar un voto en una hurna.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Cataluña necesita

Ya llevaba un poco de tiempo que Pedro Sánchez  no soltaba una de las suyas, y como parece que no puede vivir sin hacerlo, acaba de volver a las andadas, (cuánta madurez y prudencia le hace falta a este chico para ocupar el cargo que ostenta), y ha manifestado que no apoyará a Ciudadanos en las elecciones catalanas, en caso de que éstos intenten gobernar. Inmediatamente ha salido Iceta y otros socialistas catalanes para enmendarle la plana. Porque no ha tenido en cuenta que quizá sea su partido los que necesiten a Ciudadanos. Indisponerse gratuitamente con aquellos a los que puede necesitar indica una falta supina de talento y que todavía no ha aprendido el abc de lo que tiene que ser un político.
  En Cataluña no hay otra salida, para no volver a las andadas, que una coalición de Socialistas, Ciudadanos y PP, siempre que sumen mayoría, lo demás es darle oxígeno al secesionismo para que siga envenenando y confrontando al pueblo catalán y aproveche la menor coyuntura para repetir los acontecimientos tristemente vividos en estos días. Señor Sánchez, tenga un poco más de amplitud de miras y déjese de radicalismos partidistas, ya está bien de tanta concepción decimonónica de la política, estamos en el S. XXI, y los ciudadanos piden más flexibilidad y unión entre todos, que se traduce en más amor a España.

sábado, 25 de noviembre de 2017

FALLOS DE LA TRANSICION

El mayor fallo que se cometió en la transición española fue la creación de las autonomías, se crearon por el único motivo de  querer contentar a los hijos díscolos vascos y catalanes,  y no ya tanto por la descentralización de poderes, que ésta es su parte positiva, aunque se podía haber hecho sin autogobiernos, porque ya existían las diputaciones provinciales y cabildos que podían haber asumido esas competencias, pero no, los políticos, que no el pueblo, ya que éste no aprobó nunca las autonomías, nunca se sometieron a votación, entraron por la puerta falsa, no se contentaban con tan poco, ellos aspiraban a conseguir más poder, y a los legisladores de la transición les faltó visión de futuro.

Las consecuencias peores han sido el desmembramiento del estado, porque todas las comunidades autónomas, unas en mayor grado que otras, han tratado de convertirse en pequeños estados, buscando y desenterrando costumbres y privilegios que las diferenciaran de las otras, y la otra consecuencia negativa es el gasto disparatado, difícilmente sostenible, en estructuras repetitivas y no necesarias que no sirven nada más que para dar puestos bien remunerados a los políticos y a sus allegados. Cuánto se podía hacer con el dinero mal gastado por las autonomías....

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Politocracia

Nunca el pueblo español ha estado sometido a tantas leyes coercitivas como en la actualidad, y por el contrario, tampoco nunca unos políticos han gozado de tanto poder y han masacrado a impuestos a los contribuyentes, para disponer de su dinero a su antojo, y no para crear estructuras que generen servicios públicos eficientes y salarios dignos. Y esto es una decepción, sobre todo para los que hemos vivido otros tiempos, deseando la venida de la democracia. Y es que esta democracia que nació tímidamente, se ha ido convirtiendo en una politocracia. Y a la verdad que a este gran problema no se le ve solución por ahora, todo lo contrario, cada día los reinos de taifas piden más y más, y la tan deseada reforma de la constitución no es para otra cosa que la de dotar de más poder y privilegios a la casta política.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Nombres y mitos

Estamos tan acostumbrados a vivir admitiendo "Nombres y Mitos", que pasamos de largo ante una praxis totalmente irracional, y esto, en el fondo, no es otra cosa que un engaño consentido. Parece que nos cuesta ponernos a reflexionar y buscar el porqué de las cosas, es más cómodo dejarnos llevar por la corriente, aunque ésta nos perjudique y nos aborregue.
 Hay casos tan elocuentes de lo que estoy comentando, que en el fondo todos los sabemos, pero que somos reacios a oponernos a ellos. Esta circunstancia la aprovechan los espabilados para hacer su agosto: crean un mito, le ponen un nombre, que lo encumbran por encima del bien y del mal, y a cobrar, no por la calidad de lo que ofrecen, sino simplemente porque lleva ese nombre. Pagamos un objeto a precio de oro, no porque sea de este rico metal, sino porque los aprovechados han conseguido que sea de oro el mito que se han inventado. Este fenómeno se da en muchísimos  campos, sobre todo en el mundo de las artes, de los perfumes, de las prendas de vestir.... en infinidad de cosas. Si no nos dejáramos engañar, seguro que no habría tan grandes fortunas.